Endodoncia

La endodoncia es el tratamiento de conductos radiculares, esto corresponde a toda terapia que es practicada en la dentina y/o pulpa de un diente. La terapia endodóntica consiste en la extirpación parcial o total de la pulpa dental. Se aplica en piezas dentales fracturadas, con caries profundas o lesionadas en su tejido pulpar en las que se da una sintomatología característica pulpitis.

Esta lesión puede ser reversible (con maniobras endodónticas de protección pulpar puede revertirse el proceso inflamatorio pulpar) o irreversible, cuando la única opción terapéutica es la extirpación total de la pulpa dental, y la obturación tridimensional del conducto dentario.

LOS OBJETIVOS DE LA ENDONCIA

  • Limpiar el sistema de conductos radiculares: bacterias, tejido necrótico, etc. con el fin de dejar el conducto lo más aséptico posible mediante una instrumentación biomecánica y/o de manera medicamentosa.
  • La obturación del conducto radicular tridimensional con forma y tamaño adecuados: se da forma cónica de la corona al ápice del diente. Se crea un tope oclusal  para que el relleno esté ajustado a la longitud de la raíz y, por último, habrá que respetar la morfología original del conducto.
  • Conseguir el sellado del conducto.
  • Conseguir un cierre biológico a nivel histológico a largo plazo consiguiendo el éxito histológico de la terapéutica del conducto radicular.